El candidato irracional

La cuarta ley fundamental de la estupidez humana que señala Carlos M. Cipolla en su ya clásico libro de 1988[1] dice Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento y lugar y en cualquier circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

ThinkingCuando algunos concienzudos analistas se preguntan y se extrañan del por qué tales o cuales personajes están apoyando, o se han asociado con el candidato que se dice no ser candidato de su propio comité de campaña de su partido político entonces podemos, tal vez, aplicar la cuarta ley mencionada arriba.

Sostiene el autor citado que los individuos más comunes en caer en las redes de los estúpidos son los incautos, pero que también lo son en alguna medida los inteligentes y los malvados, dado que no alcanzan a reconocer en primera instancia a las personas estúpidas. Y afirma tajantemente que este hecho ha generado pérdidas costosísimas a la sociedad y a la humanidad.

Cuando el candidato en cuestión se atreve a afirmar que “contratará” a más de dos millones de jóvenes para sacarlos de las drogas (la racionalidad exige una respuesta a lo obvio: ¿de dónde saldrán los recursos? ¿con el dinero que “ganen” ya no se drogarán?, entre otras cuestiones); o cuando afirma que la corrupción terminará cuando él sea presidente, porque la gente ya no será corrupta porque él tampoco lo será (la racionalidad aplicada inevitablemente nos lleva a la hilaridad); o cuando en un video “explicó” que extraer petróleo era muy sencillo, como sacar agua de la tierra y que “no tiene ninguna ciencia” (así pues, la racionalidad concluye que ¿existe cierto grado de estupidez?).

Sabiendo lo que sabemos hoy, después de conocerlo y haberlo evidenciado por más de 18 años en la escena pública ¿por qué existen personas de buena voluntad, bien intencionadas, y que supuestamente son racionales, que lo siguen y lo apoyan y seguramente votarán por él en 2018?

Tal vez para responder el cuestionamiento anterior, valdría la pena contestarlo con la Candidatoprimera Ley Fundamental de la estupidez humana de Cipolla que afirma Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.

Ciertamente, es increíble el número de personas que no quieren o no se quieren dar cuenta de la realidad. Ese desapego a la realidad, a la racionalidad, sin duda se define como estupidez, y lo más lamentable es que ese desprendimiento, así nos lo ha enseñado la historia, es muy costoso. Ahí están desde los dictadorzuelos europeos de entre guerras o los farsantes africanos o los de sur de Asia o los latinoamericanos… estúpidos rodeados de estúpidos llevados al poder por estúpidos, porque los inteligentes simplemente los subestima

[1] Cipolla M., Carlo. Las leyes fundamentales de la estupidez humana. Editorial Planeta, 2013. Barcelona, España.

 

Agustín Llamas Mendoza

@politicabierta

Para Alto Ejecutivo Mag No. 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: