¡Sin excusas contra la corrupción!

Open hand raised, STOP sign paintedEl pasado mes de noviembre de 2017, tuve la oportunidad de estar en la presentación de la publicación No Excuses! de la organización social alemana, Alliance for Integrity. Esta organización civil es una iniciativa de diferentes stakeholders impulsada por el sector empresarial y promueve la acción colectiva de todos los actores relevantes de los sectores privados, público y civil.

La publicación es una guía donde trata las diez excusas utilizadas con más frecuencia por los empleados para justificar actos ilícitos, y ofrece argumentos claros y comprensibles contra estas excusas.

Por la relevancia del tema en nuestro país, y por el momento específico que estamos viviendo, vale mucho la pena que conozcan estas excusas. Este artículo lo dividiremos en dos partes y en la primera de ellas abordaremos las primeras cinco excusas:

  1. ¡No sabía que eso era corrupción!

La definición más comúnmente usada sobre la corrupción es la que propuso la ONG Transparencia Internacional: “El abuso del poder para obtener un beneficio personal”, pero en nuestros días la corrupción tiene diversas manifestaciones, y muchas de ellas pueden no ser tan evidentes como el soborno a un funcionario público para obtener algún beneficio; estas manifestaciones pueden ser sutiles y difíciles de reconocer. Por eso es importante aclarar en todos los niveles de la empresa que el combate a la corrupción es en todos los niveles, no sólo responsabilidad de la alta dirección o de un departamento en específico. Reconocer las áreas grises es de especial relevancia para combatir esta excusa, hablar, discutir y capacitar en el combate a la corrupción es esencial para cualquier empresa; los casos específicos ayudan mucho a este respecto. Finalmente, es importante recordar que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento, y es por eso que vale la pena reforzar las capacitaciones en este tema, enfocándose en tres preguntas específicas: a) ¿Cuándo se considera un acto determinado como corrupción?, b) ¿Por qué habría de actuar un empleado o una empleada en contra de la corrupción?, y c) ¿Qué puede hacer las y los empleados para evitarla o denunciarla?

  1. No lo hice por mí, ¡lo hice por mi empresa!

Es común encontrar este tipo de excusa en los empleados que prometen, ofrecen o proporcionan un beneficio indebido a un potencial cliente, pues sienten que es la única vía para alcanzar sus objetivos de negocios. Muchos de ellos están convencidos de que si no logran la meta a cualquier costo tendrán consecuencias negativas en sus empresas como el despido de colegas o la pérdida de negocios. Ante esta excusa lo que hay que decir es que la corrupción es ilegal, independientemente de la intención de quien la cometa; tanto leyes internacionales como la actual Ley General de Responsabilidades Administrativas (LGRA), no dan espacio para evaluar como atenuante o agravante la intención de quien comete un acto de corrupción. Hay que tomar en cuenta que cuando alguien comete un acto de corrupción, al final tiene beneficios directos o indirectos para él o para ella, si bien su intención puede ser beneficiar a la empresa, también son beneficiados por estos actos. Pero aún más, aunque su intención sea buena, se pone en riesgo a la empresa en su conjunto pues un acto de corrupción implica enormes riesgos y consecuencias negativas para la empresa, tanto legales, comerciales y reputacionales. Se sacrifica el beneficio del corto plazo por la sustentabilidad de la empresa en el largo plazo.

  1. Nadie sale perjudicado, ¡todos ganamos!

Es una excusa donde se considera que en un acto de corrupción puede ser un “crimen sin víctimas”, y todos los involucrados obtendrían un beneficio. Los pagos llamados “facilitadores de negocios”, donde alguien “facilita” un trámite en beneficio de un solicitante y donde se recibe una “pequeña” cantidad para beneficiar al funcionario encargado del trámite, suelen caer en esta categoría; suele referirse a este tipo de corrupción como “engrasar la maquinaria”. Sin embargo, hay que recordar que este tipo de actitudes y excusas, suelen potencializar y favorecer pagos o arreglos más grandes, son ilegales y no están justificados. En el fondo se pueden pensar (erróneamente) que este tipo de pagos “agilizan los procesos burocráticos”, pero esto no es así, para favorecer a alguien que solicita este tipo de corrupción se suele perjudicar necesariamente a otro actor que tramita el mismo procedimiento; este tipo de actos siempre son dañinos para el ambiente de negocios, para la empresa en su conjunto, y siempre tienen víctimas.

  1. Usted no entiende cómo se hacen los negocios aquí…

Es muy común encontrar esta excusa en empleados que operan en ambientes de negocios en los que la corrupción “forma parte del juego” y del entendimiento de todos los competidores, por tanto, no hay otra opción y hay que adaptarse a este ambiente. Suele estar asociada a esta excusa la idea de que los culpables son las estructuras y no la gente, sin embargo, cada país, empresa y empleado construye la realidad que quiere y en la que se quiere mover; la realidad no está dada y es inamovible, se construye con cada acción de cada persona. Ante esta excusa hay que decir que la corrupción es ilegal, independientemente del sector, región o país. Aún en entornos de alta corrupción hay ejemplos de empresas que marcan la diferencia, y que inciden de manera positiva en la integridad del sector y de sus empleados. Ante una falla en el sistema de gobernanza los empresarios tienen la responsabilidad de actuar, pues son ellos el eslabón más fuerte en la cadena social y son ellos quienes pueden ejercer una presión en ese sistema para un cambio positivo. Esperar a que las circunstancias cambien por sí solas es ingenuo y fortalece un sistema perverso en donde necesariamente el más débil y vulnerable en una sociedad siempre es el más perjudicado.

  1. Si no lo hacemos nosotros, alguien más lo hará.

Cerramos esta primera entrega con una de las excusas más comunes entre empleados y directivos. La posible causa de esta excusa puede ser el entorno de presión para concretar ventas contra una posible competencia injusta, o el retraso y prolongación injustificada de oportunidades de negocios que pueden ser sujetas a cancelación. En un entorno altamente competitivo se crea una enorme presión por alcanzar el éxito, y conectar los salarios y esquemas de bonos a objetivos exigentes de rendimiento puede alimentar la percepción de que los programas de compliance o integridad no son aplicables o son irrelevante para el negocio. Para combatir esta excusa es importante recordar constantemente a los empleados que ganar contratos por medios corruptos es ilegal y que por ganar en el corto plazo se pone en juego la sustentabilidad de la empresa. Pero además se deben poner a consideración soluciones prácticas y ya probadas que eviten el soborno como práctica común, las acciones colectivas pueden servir a este respecto. Otra medida eficaz, es el impulso de medidas que fortalezcan la transparencia en los procesos y las transacciones; es cada vez más común encontrar evidencia dura de cómo a través de la transparencia se pueden disminuir las posibilidades de acciones corruptas y favorecer entonces un entorno de rendición de cuentas.

En el siguiente artículo continuaremos con el análisis de estas excusas y cómo favorecer los argumentos contra estas, mientras tanto vale mucho la pena que vayan conociendo el documento que pueden encontrar aquí 

 

Marco Iván Escotto

@MarcoIvEscotto

Para Alto Ejecutivo Mag No. 17

@alto_ejecutivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: