Coco Chanel

La amante. La solitaria. La revolucionaria.

Por Bernardo Flores Heymann

Muchas han sido las mujeres que han cambiado el curso de la historia, pocas son las que el machismo recuerda, y quizá solo una se ha mantenido vigente en el efímero mundo de la moda, ella es mademoiselle Gabrielle Bonheur “Coco” Chanel.

coco-chanel-1

Un color, dos significados

Hija de un vendedor ambulante y una campesina, Gabrielle Bonheur Chanel no tuvo una infancia agradable: a los 12 quedó huérfana de madre y, su padre la abandonó, junto con sus hermanos, a su suerte, por lo que acabó en un orfanato sobreviviendo su existencia. El uniforme del hospicio, de color negro para ocultar la suciedad, sirvió de inspiración para lo que vendría después y reflejaría más que soledad, tenía la capacidad de impulsar el ideal femenino para los albores del siglo XX. Independencia, susurraban sus atezados harapos pueriles.

Gabrielle pasó de los 12 a los 17 años aprendiendo de las monjas el oficio de costurera y, entre fantasías, madmoiselle Chanel trataba de olvidar su pasado e inventarse una historia más adecuada para alguien de su talla. Pero como en todas las historias de éxito, Gabrielle tuvo que vivir altibajos para crear su nombre, su mística, y una marca valuada en 7,300 millones de dólares.

“El acto más valiente es pensar por una misma. En voz alta”

Antes de cumplir 18 años, la joven huyó del asilo y comenzó a actuar como cantante y cabaretera en La Rotonde, un centro de entretenimiento para oficiales del ejército. Su interpretación de Qui qu’a vu Coco? Le dio el nombre que se convertiría en leyenda: Coco, y que tomaría la ausencia de color, el negro, como su estandarte de elegancia, ligereza y sofisticación.

La amante y la moda

De cantante de caberet pasó a convertirse en la concubina de un burgués que le mostró la emocionante y relajada vida de ocio, lujos y elegancia que pudo haber sido suya, pero Gabrielle quería trabajar, cambiar el estereotipo de la mujer de casa y de ser sólo la mujer de alguien. Así, la futura modista escapó con el mejor amigo de su pareja a París con la firme idea de abrir una tienda de sombreros. Sin embargo, su nuevo novio no tenía dinero y tuvo que pedirle dinero prestado a su ex amante para abrir su primer negocio.

 

1914 fue el año en el que Coco trazó su destino como la reina de la nueva moda, al comprar varias decenas de sombreros en Galerías Lafayette para transformarlos y venderlos con sobrado e inmediato éxito, tanto así, que le permitió crear su línea de ropa y abrir tres tiendas. Sin embargo, el éxito profesional era directamente opuesto a su éxito sentimental. Coco tuvo muchas parejas, intelectuales y artistas de la época, que funcionaron como opiáceos, y el único gran amor que tuvo, murió prematuramente.

De su familia se sabe poco, pero siempre hubo rumores sobre pagos que les hacía para que se mantuvieran distantes, alejados y ni mencionaran que eran cercanos.

Al finalizar la primer guerra mundial y ya entrando en la década de los 20, Chanel se materializó como el prototipo de la garçonne, el nuevo ideal de la mujer independiente y moderna: delgada, pelo corto, ropa holgada y pocos pechos. Su imagen fue replicada por la élite francesa y sus creaciones dieron la vuelta al mundo por revolucionarias, diferentes y alternativas. Para 1930, la caída de Wall Street había mermado las ventas de Chanel y la modista decidió cerrar sus tiendas y perseguir un sueño americano: vestir al star system del Hollywood de entonces, pero le pareció de mal gusto hacerlo.

“Mantén la cabeza, los tacones y los principios altos”

Madmoiselle Chanel nunca fue tan amada ni recibió tanto compromiso como el que recibió por parte de los amantes de la moda.

La moda como estandarte

Coco Chanel vivió el boom Chrstian Dior y su nuevo look y, aunque se mantuvo alejada del mundo de la moda al finalizar la segunda guerra mundial, para 1954 regresó a continuar con su revolución de la alta costura mundial al tiempo que sus expresión de la moda apelaba por la libertad e igualdad de la mujer.

Gabrielle le quitó a las mujeres el estorboso corsé para que pudieran moverse mejor. Tomó los sacos de vestir de hombre y, con punto, les dio un toque femenino. Finalmente, sus prendas obligaron a sus clientas a mostrar el tobillo y redujo considerablemente el largo de las faldas. Su perfume, el Chanel No. 5 es la fragancia más vendida de todos los tiempos.

Coco quería que la comodidad de las prendas masculinas fuera disfrutada por las mujeres: creó entonces los zapatos con tacón bajo, pero también quería que la ropa que creaba para ellas les permitiera ser completamente femeninas y sentirse orgullosas de ser mujeres; entonces armó el tradicional traje negro de Chanel, la petite robe noire con la afamadísima bolsa con cadena dorada que se lleva cruzada en el torso.

Hablando de igualdad, Chanel diseñó el primer traje sastre para damas y no solo revolucionó la moda, alteró de manera dramática el marketing que se hacía de la ropa y comenzó a usar celebridades para promocionar sus creaciones.

“El único modo de ser irreemplazable siempre es ser diferente”

Coco Chanel murió en su habitación del hotel Ritz en 1971, a los 88 años. Lo último que se le escuchó decirle a su amiga Claude Baillen fue “Mira, así se muere”.

Poco más de 12 años después de su muerte y con el apoyo del diseñador Karl Lagerfeld, la firma Chanel recuperó su esplendor, siempre evocando la elegancia y sencillez que Coco quería proyectar para las mujeres modernas. Las ventas de Chanel durante 2016 ascendieron a 5,100 millones de dólares.

cropped-icono-ok.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: