8 acciones para aprender a escuchar

Llegaste a la junta con la solución al problema, pero resultó que ése no era el tema. Te informaron en el pasillo que la junta era a las 10 pero al llegar no estaba nadie, o al entregar tu propuesta resultó que no era lo que el cliente esperaba ¿Alguna vez te ha pasado?

Fernando Córdova H

pregunta

Como consultor en desarrollo organizacional, descubrimos constantemente que la falta de escucha genera “errorcitos” en los que se pueden perder millones de pesos, porque no hubo claridad o incluso, hasta faltó intención en el deseo de entender al otro.

La gente quiere hablar, pero no está dispuesta a escuchar. Vivimos en un mundo donde todos pasan más del 90% de su tiempo en una conversación, tratando de encontrar el momento correcto para robarse el micrófono y ser escuchado.

Pues si a ti o a tu equipo de trabajo les sucede esto, lo más probable es que hayan olvidado cómo escuchar, es muy común confundir oír con escuchar.

Las palabras habladas sólo representan el 30 -35% del significado. El resto se transmite a través de la comunicación no verbal que sólo se puede detectar a través de la escucha visual y auditiva

-Birdwhistell

Oír es parar oreja, es estar atento a los sonidos que se generan y percibes. Como acabas de leer, el oír está más relacionado con el sonido que con la razón de existir de eso que oyes.

Escuchar es estar presente para el otro, atendiendo, comprendiendo, en silencio y sin entrar en diálogo; ¡pero ojo! entrar en diálogo, también es cuando conversas con tus propios pensamientos mientras la otra persona habla. El gran reto de la escucha es no juzgar, permitir que el otro hable sin que lo interrumpas, lo cuestiones o lo aconsejes por tu experiencia sobre el tema.

alertAsí que, si quieres re-aprender a escuchar, te recomiendo que la próxima vez que estés en una conversación, realices estas sencillas acciones y verás cómo tu entorno empezará a cambiar; verás cómo tus decisiones serán más acertadas y podrás solucionar temas más complejos. Además, tus colaboradores te considerarán un verdadero referente de liderazgo.

Prueba con estas sencillas acciones:

1.- Durante la conversación, debes tener mucho contacto visual, eso hace que la persona sienta atención y le sea más fácil expresarse.

2.- No hables, haz silencio, no abras la boca a menos de que necesites aire o la otra persona te lo pida. Al principio puede ser incómodo el no hablar, sobre todo si eres de los que aman platicar. Las personas suelen hilar mejor su conversación cuando no se les está interrumpiendo constantemente.

3.- No aconsejes ni juzgues. Si la persona necesitará eso, seguramente te lo pediría. Si no fue así entonces escucha sin aleccionar.

4.- Utiliza todo tu ser para escuchar. Es decir, revisa que tu cuerpo no esté inquieto o que tu mente no haga castillos en el aire. Concéntrate en pensar ¿por qué esto es relevante para él?

5.- Si durante la escucha no logras concentrarte puedes hacer un alto, reacomodar tu cuerpo y regresar a la conversación haciendo una pregunta sencilla cómo: ¿por qué eso es importante para ti? Y así re enganchar la conversación.

6.- La gente que se siente escuchada está obteniendo un gran beneficio al hablar, ya que es fundamental que el ser humano pueda escucharse a sí mismo, desahogarse, entenderse y, al hacerlo; muchas veces se encuentran soluciones o resulta más fácil poner las cosas en orden.

7.- Si ya haz escuchado lo suficiente, haz preguntas abiertas que le permitan a la otra persona poder hablar más de su situación desde una perspectiva distinta.

8.- Practica escuchar con quien puedas, en tu casa, en la oficina, en un taxi o en una videoconferencia, pero practica darle al otro la oportunidad de ser escuchado plenamente.


 

Recuerda que:

1.- Si escuchas correctamente lo que quiere tu cliente, podrás hacer mejores ofertas.

2.- Cuando escuchas los problemas de tu equipo o familia, la misma persona que se siente escuchada comienza a ver soluciones a sus problemas sin necesidad de que le resuelvas la vida.

3.- Si necesitas que alguien te escuche, pídelo claramente y si no te sientes escuchado, recomiéndale este artículo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: