Jeff Bezos

De ñoño, geek, freak y genio a multimillonario en 53 años

 

Bernardo Flores Heymann
@bfheymann

 

En 1994 el mundo estaba en crisis (¿cuándo no?). México estaba por vivir el error BZZdecembrino, Carlos Slim babeaba por Telmex, Steve Jobs creía que el trabajo de su vida sería obsoleto mientras veía como Apple se hundía y nadie veía la llegada de Mark Zuckerberg y su Facebook. Es más, Elon Musk (favorito del autor), no tenía idea de que se convertiría en uno de los hombres que más revolucionaría el mundo.

Sin embargo, 1994 tuvo otro hito, nació una empresa llamada Cadabra y un sitio de nombre Relentless que cambiarían la forma de comprar, de relacionarnos y de vivir.

Hoy Cadabra es Amazon.com, el retailer más grande del mundo y responsable del 25% de todo el comercio digital en Estados Unidos. Y Amazon está liderada por Jeff Bezos, el cuarto hombre más rico del mundo.

Inspiración geek y fan del hágalo usted mismo

Bezos es todo lo que casi todos queremos ser. Inteligente (mucho), hombre de familia (casado y con cuatro hijos), cabeza de una las empresas más grandes del mundo, multimillonario, visionario y cuenta con los recursos para hacer todo lo que quiere hacer, cuando quiere.

Jeffrey Preston Jorgensen de nacimiento, hoy Jeff Bezos, desarmó su cuna a los tres años con un desarmador y años después, inventó un sistema de alarma para evitar que sus hermanos menores entraran en su habitación. “Siempre fue bueno haciendo cosas”, decía su madre. Pero quizá la inspiración más grande de la niñez fue su abuelo materno, quien lo involucró desde joven con las computadoras, la ciencia y todo lo que estas podían hacer juntas.

Se sabe por sus biografías, que Jeff siempre estaba haciendo cosas: inventando rayos láser, herramientas y cosas robóticas. Su naturaleza curiosa lo llevó siempre a cuestionar todo lo que estaba a su alrededor y, si algo no podía comprenderlo o le decían que no era posible de hacer, él encontraba la manera. Y estos cimientos fueron parte de la visión al momento de crear Cadabra, a los 30 años.

Estudio en Princeton y durante ocho años trabajo de cerca en lo que se convertiría en su vida. Su primer empleño fue en Wall Street en el área de ciencias computacionales, luego creó una red de comercio internacional y finalmente aterrizó en una firma de capital privado en la que se dedicaba a analizar las oportunidades de negocio que internet estaba ofreciendo.

Y renunció para crear Amazon.

La inmensidad de la A a la Z

Con 30 años y recién casado, Bezos se mudo a Seattle, se instaló en el garage de su casa y empezó a vender libros. Amazon se llama así porque en sus orígenes se vendía como la tienda de libros más grande del mundo, comparándose con el tamaño del río sudamericano. Además, porque cuando Amazon nació, los buscadores arrojaban los resultados de internet en orden alfabético y era necesario estar en la cima de la búsquedas.

El primer libro vendido por Amazon fue en julio de 1995 y durante los siguientes meses, la librería digital empezó a enviar libros a los 50 estados de Estados Unidos y 45 países. 23 años después, Amazon emplea a cerca de 33 mil empleados, tiene los almacenes mas eficientes del mundo y, como buena empresa digital, es sinónimo de la tendencia del big data, traducida como una data driven company.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, el rompimiento de la burbuja puntocom le pegó a Amazon con todo y, sus acciones, de casi 100 dólares, se hundieron a 6 en pocos meses. Con casi 3 mil millones de dólares en pérdidas, Bezos se mantuvo optimista y fue hasta después de seis años de haber fundado su compañía, que esta tuvo una ganacia anual.

23 años y 70 mil millones de dólares después, Jeff Bezos es el cuarto hombre más rico del mundo y es considerado como una de las personas más poderosas del planeta.  Sí, Jeff Bezos es optimista y millonario. También tiene otros títulos, no tan agradables, colgados en su currículum: en 2014 fue nombrado el peor jefe del mundo según la Unión Nacional de Sindicatos (EUA).

BEZZS

Juguetitos efectivos y no tanto

Bezos no sólo cambió la forma de comerciar en internet, también está metido en la carrera especial comercial con Blue Origin. Esta startup espacial nació en el año 2000 con el fin de crear viajes espaciales, abrir hoteles, fundar colonias y ciudades fuera de la Tierra . Desde 2013, Bezos colabora con Richard Branson, de Virgin Galactic, para crear el primer vuelo comercial alrededor del mundo.

Otro juguetito de Jeff fue la compra, por 250 millones de dólares en efectivo, del Washington Post, en 2013. Este pilar de la tradición periodística ha tenido interesantísimos avances desde que fue adquirido por el magnate de internet y superó ya al legendario New York Times en usuarios, pese a ser un periódico más bien local.

Bezos fracasó en su intento por incursionar al mundo móvil con su lanzamiento de celulares. Pero conserva el título de poder al revolucionar la literatura con su Kindle. Amazon pasó de entregar libros a vender muebles, y hoy incluso, ya entrega coches, controla Alexa (una Siri en desarrollo), vende Kindles y creó su primer tienda física. Bezos cree en la gente.

Bezos, el líder

Con 23 años de vida, Amazon ya dejó de ser una startup, sin embargo, parte de su éxito radica en la forma en la que Bezos dirige su compaía. Según expertos, el desmesurado crecimiento de Amazon tiene que ver con tres puntos, todos referentes al liderazago de Jeff:

  1. Amazon sigue siendo gestionada como una startup, esto es, con un empuje juvenil y fresco
  2. Su poderosa estrategia para ganar clientes y fidelizarlos
  3. Su constante enfoque y mejora en los servicios, logrando, por ejemplo, que las entregas se realicen el mismo día de la compra

Otras lecciones que los líderes y emprendedores pueden aprender de Jeff Bezos es la Two Pizza Rule, que se traduce así: si dos pizzas no sirven para darle de comer al equipo con el que estás trabajando, el equipo es muy grande. Y es que para Jeff, los equipos grandes son inútiles y redundantes. Bezos privilegia el pensamiento propio por encima del grupal y, es que si lo analizamos desde su perspectiva, do it yourself ha sido la clave del éxito para él y por extensión, de Amazon.

De cada dólar gastado por estadounidenses en internet, 51 centavos son acaparados por Amazon y aún así, pese a este poderío, Bezos y su esposa llevan a sus hijos cada mañana a la escuela a bordo de un Honda.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: