LA COLONIZACION IDEOLÓGICA

Patricia Montelongo

Me pregunto qué motivó al Presidente Peña Nieto el pasado mayo a enviar al Congreso la iniciativa de ley para reformar la Constitución e incluir en ella el matrimonio igualitario, para que sea obligatorio en todo el país.

Imagino cuatro opciones posibles, empiezo por la que podría ser más honesta, pero dudo que sea la real: 1. Considera, en conciencia que es una medida progresista que beneficia a la sociedad. 2. Busca elevar sus disminuidos niveles de popularidad, y que lo consideren un Presidente moderno, acorde a los nuevos modos de pensar. 3. Pretendía ganar votos de los grupos afines en las elecciones de junio. 4. Necesitaba responder a la presión de alguna de las muchas instituciones y asociaciones que presionan a gobernantes y gobiernos para adoptar sus ideologías.

Lo que quizá no previó fue la reacción que provocaría una decisión de ese tipo sin consultar a su partido y menos, a quien va dirigida, a los ciudadanos. Resulta que ahora los diputados y senadores de su propio partido priista declaran que no es asunto de primera importancia y por ello aún no lo tienen agendado. ¿Será por la reacción de la ciudadanía? ¿Será que el propio Presidente pidió que lo arrinconen?

En el número pasado de esta revista hablé sobre cómo la nueva democracia quiere dejar de ser representativa y convertirse en participativa, pero es curioso que sea para el pueblo, pero sin el pueblo. 

La opción número 4, la presión de algún organismo, no es tan remota como podría parecer a algunos. No afirmo que fuera la razón, la presento sólo como una posibilidad. Poco a poco surgen más y más ejemplos de ese tipo de coacciones. No hace mucho (en conferencia de prensa en el vuelo de regreso de Filipinas a Roma), el Papa Francisco habló de la «colonización ideológica», que, explicó, consiste en imponer a los pueblos ideologías que son ajenas a sus principios.

Narró que, cuando era cardenal en Buenos Aires, fue testigo, de un intento de condicionar al ministro de Educación de su país, por parte de organismos internacionales que, a cambios de ayudas financieras para construir escuelas públicas, pedían introducir materiales didácticos pro gender, es decir, a favor de la llamada «ideología de género», que enseña, entre otras cosas, que el sexo biológico es independiente de la identidad de género.

«¿Por qué digo colonización ideológica? –comentaba el Papa–, porque toman la necesidad de un pueblo como una oportunidad para entrar y hacerse fuertes, (con libros de texto) para niños. Pero esto no es una novedad. Lo mismo hicieron las dictaduras del siglo pasado. Entraron con su doctrina. Pensad en los Balilla, pensad en la Juventud Hitleriana».

También recordó que durante el Sínodo los obispos africanos denunciaron una «colonización ideológica» de su continente. Dijeron que algunos organismos internacionales condicionaban ayudas a cambio de cambios en legislaciones sobre el control de la población o matrimonio entre personas homosexuales. «El pensamiento dominante propone a veces una falsa compasión: la que presenta como una ayuda a la mujer el favorecer el aborto».

Otro triste ejemplo de esa «colonización ideológica» lo representa la International Planned Parenthood Federation (IPPF), organismo internacional cuya finalidad es financiar, con muchos millones de dólares, campañas a favor del aborto en todo el mundo y presionar a los gobiernos que aún conservan leyes a favor de la vida, como ocurre en Filipinas.

La Planned Parenthood estadounidense, responsable de millones de abortos, ha sido acusada de racista, desde hace años, por aplicar sus métodos de presión para abortar o esterilizar, con mucha mayor insistencia en las poblaciones de hispanos y negros pobres, como muestran las estadísticas. Además, en 2015 estuvo en el candelero porque se filtraron varios videos que muestran a funcionarios de la organización hablando de cómo se trafica con órganos de bebés abortados o aún antes de abortarlos.

whouse

«En una serie de videos difundidos desde mediados de 2015, el Center for Medical Progress reveló que PPFA negocia y vende los órganos y tejidos de los bebés abortados en sus instalaciones, por montos entre los 35 y 100 dólares por “espécimen”». En uno de esos reportajes, una ex trabajadora de una empresa que adquiere órganos y tejidos de Planned Parenthood reveló que en una ocasión, al interior de una clínica de la multinacional, le pidieron extraer el cerebro a un bebé cuyo corazón aún latía».

No es aventurado hablar de una colonización incluso antropológica, ya que en cierto modo se impugna la idea misma de la naturaleza humana. Por ejemplo, en Facebook, se habla de 50 opciones distintas en el apartado “sexo” (http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/02/140214_tecnologia_facebook_sexo_) y dan al asunto diversas connotaciones científicas.

Sin embargo, una prestigiosa revista de ciencia, tecnología y ética, The New Atlantis, publicó un informe que aclara, que tras décadas de investigación muchas afirmaciones de la comunidad LGTB carecen por completo de evidencia científica. (http://www.thenewatlantis.com/publications/executive-summary-sexuality-and-gender).

Lo que es un hecho, es que la ideología de género no admite ninguna opinión contraria. El que no la acepta es de inmediato tachado de retrógrada, antiprogresista y discriminador, sin derecho a rechistar.

Icono OK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: